miércoles, 13 de mayo de 2009

De frente: House Of Dead Overkill, ¡¡You Mother Fucker!!



Hoy mismo he podido encontrarme de frente con el juego más gamberro que me podía imaginar, el House Of Dead Overkill, alias tengo más tacos por metro cuadrado que decenas de juegos enteros. La palabra Fuck sale tantas veces de los protagonistas (sobre todo del negro, que no recuerdo su nombre) que uno se pregunta si las armas disparan eso en vez de balas.

Las primeras impresiones han sido bastante buenas, un estilo a las viejas películas de serie B, con el regustillo de las mamarrachadas propias de Tarantino en nuestros días. Aunque el también bebió de todo esto, que no se nos olvide, que algunos lo tienen idolatrado, y este se trago medio videoclub literalmente todo de serie B, mientras trabajaba allí.

Una historia de chiste, de esas que a uno le hacen gracia de lo malas que son, y con detalles para descojonarse, como ver una representación de Stephen Hawkings le tiran las gafas y al segundo las vuelve a tener puestas, y en el siguiente plano ya no. ¿La hermana que se liaba con el hermano?, el otro que se liaba con su madre decrepita, la cortinilla de perdonen las molestias, todo un sin fin de locuras que dan alma a este engendro (con cariño eh).

Pasando de la ambientación, y el rollo cutre (adrede) nos encontramos en sí con un juego arcade de pistolas, que coño, es un House Of Dead, que esperabais, unas mother fuckers meciendo niños. No aquí lo que prima es disparar y disparar, B, B, B, B, B (¿guiño a la serie B que sea ese el botón de disparo?, si lo se, extremadamente rebuscado jajaja) y ya estas tardando en Pulsar el A o menear el mando para recargar que viene otra oleada de zombies bastardos.

Headstrong Games (la antigua Kuju,..quien lo diría) ha sido la encargada de resucitar esta vieja franquicia de Sega, y al menos le ha dado una diferenciación tal, que las futuras entregas seguro toman esa mala leche en sus diálogos. 7 capítulos, más 7 capítulos en el modo director, más 3 modos de juego para jugar en multiplayer, unido a extras para parar un tren, eso para los que digan que es corto.

Se juega sin nunchaku, solo con Wiimote, y este funciona muy bien, cosa normal, el puntero es el mejor amigo de cada jugador de Wii, todos los días rezamos y ponemos velas por que este exista. Los escenarios son largos (sobre todo en la versión del director), y hay mucho movimiento y mucho cambio de plano. Casi sin darte cuenta esta tirado en el suelo, como en un instante ves como estas subiendo por encima de una mesa, mientras los zombies entran a saco por cada maldito sitio.

Solo he echado en falta una mayor contundencia en las armas, al menos a nivel sonoro, ya se que si se ven los efectos devastadores en los enemigos, ya que se despedazan al darles en determinadas partes, pero salvo el revolver nunca sentía el poder destructivo de cada arma.

Y esto es lo que puedo decir del juego, no he podido jugar más de un par de capítulos. Ya si lo adquiriera, o tuviera suerte de que me lo dejarán podría intentar hacer un análisis.

1 Comentarios:

Ollodepez dijo...

No tiene mala pinta la cosa... jiji

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates